Revista Socinfo - Admon Pública

Madrid, 29 de abril de 2010.- La administración pública ha asumido el compromiso de “conseguir el apagón de la factura en papel”, según ha manifestado esta mañana en la V edición del Congreso de Facturación Electrónica y Digitalización Certificada que organiza ASIMELEC, Fernando de Pablo, director general para la Administración Electrónica del Ministerio de la Presidencia.

Para ello, “estamos trabajando en el esquema de interoperabilidad nacional de los distintos sistemas existentes hoy en España. Nuestro objetivo y nuestro compromiso es constituir un hub (plataforma única) que aglutine en uno solo todos los sistemas que conviven en los distintos ministerios, lo que significará un ahorro de costes importante y nos acercará a la realidad europea también en este tema”, ha dicho De Pablo.

En su opinión, “sólo la extensión del uso de los servicios electrónicos entre los ciudadanos puede ser calificada como un éxito de los proyectos puestos en marcha, no la disponibilidad de los servicios”.

La intervención de De Pablo ha inaugurado este congreso junto a Martín Pérez, presidente de ASIMELEC. Tras agradecer el apoyo de la SETSI, el Plan Avanza2, y los patrocinadores, Martín Pérez ha destacado el esfuerzo financiero del Estado para la adopción de la factura electrónica que “es un excelente motivo para modernizar y optimizar los sistemas de gestión de las empresas, mejorando su eficiencia y su relación con las diferentes Administraciones Públicas”.

No obstante, ha reprochado el retraso en la publicación del plan para la generalización de la factura electrónica en España, un retraso que “ensombrece un panorama esperanzador” y que “ha causado desánimo y preocupación” entre las empresas que “han realizado inversiones cuantiosas para estar preparadas ante esta demanda y entre muchos de los proveedores de las AAPP”.

En concreto, el presidente de ASIMELEC ha querido trasladar a los diferentes Ministerios responsables, “nuestra profunda preocupación ante la paralización actual del proceso de implantación de la factura electrónica, lo que puede poner en peligro el buen trabajo realizado en el pasado y lo que puede ser peor, el futuro de las iniciativas empresariales puestas en marcha, que siguen esperando el desarrollo definitivo de la factura electrónica en España”.

Actualmente, la factura electrónica tiene una penetración del 6% en España, muy por debajo a la de los líderes europeos que son los países nórdicos, como ha recordado Gonzalo Die Socias, director de Planificación y Relaciones Externas de Red.es.

Cabe recordar también que la ley reguladora de contratación (Ley 30/2007), establece que desde el 1 de octubre de 2010 será obligatorio el uso de la factura electrónica en todos los contratos del sector público estatal, pudiendo las administraciones locales y autonómicas exigir también su presentación.

Para Die Socias, las principales barreras a la extensión de su uso son el miedo y la desconfianza, el desconocimiento y la confusión, la dispersión de formatos y los retrasos en el desarrollo normativo.

“Desde Red.es vamos a afrontar un plan para fomentar el uso de la factura electrónica, con una inversión de medio millón de euros. Este plan tiene tres ejes fundamentales”. El primero es animar a las utilities (empresas de telecomunicaciones, luz, gas, agua) a que emitan facturas electrónicas a los ciudadanos y los animen a prescindir del papel. Paralelamente, según ha explicado, “desde Red.es haremos una campaña para dar a conocer las ventajas que pueden obtener los ciudadanos.

El segundo eje consiste en apoyar a los proveedores que ya tienen soluciones de factura electrónica y potenciar su instalación en PYMES y administraciones locales (ayuntamientos de más de 30.000 habitantes). El último eje es el de la creación de contenidos, actualizar el manual de factura electrónica, crear un portal que aglutine toda la información y empujar la relación con los medios de comunicación.

Por su parte, Santiago Segarra Tormo, jefe de Dependencia de Asistencia y Servicios Tributarios de la Delegación Central de Grandes Contribuyentes, del Ministerio de Economía, ha analizado la reforma de la Directiva 112/2006 en la Comisión Europea y sus aspectos fiscales, destacando la exigencia de sistemas que puedan demostrar o acreditar la integridad de una factura y su autoría.

A lo largo de la jornada, Julián Inza, coordinador del Grupo de Trabajo de Factura Electrónica de ASIMELEC, presentó el proyecto INVOICEX, una iniciativa española de interoperatividad impulsada por la patronal. Inza señaló que “el problema para unificar los distintos sistemas no es de índole tecnológica, sino de voluntades”.